Drácula en Abasto, una acción BTL diferente.

8.000 personas disfrutaron de la presentación exclusiva de Drácula – El musical en Abasto Shopping. El evento fue concebido como una acción BTL propuesta y coordinada por Grupo KPR y realizada en conjunto con la producción de Cibrian Mahler y el equipo de ABASTO Shopping. La repercusión de público y en medios de prensa ha sido muy por sobre lo esperado.
Por contactos para este tipo de evento pueden escribirnos a: contact@kpr.com.ar

La rutina del shopping Abasto se vio alterada por la llegada de Drácula ayer a la tarde. Entre compra y compra, la gente fue testigo del reestreno del musical de Pepito Cibrián y Angel Mahler, que irrumpieron junto a Juan Rodó y 30 artistas en la Plaza del Zorzal, en el primer nivel del centro de compras, para interpretar, ante 8.000 personas (según los organizadores), siete cuadros de la obra, que volverá a subir a escena el 14 de enero, en el teatro Astral .

La presentación duró media hora. Algunos, clientes habituales del Abasto, recibieron una invitación por mail. Otros, en cambio, se sorprendieron al ver, pese a los más de 30 grados, a los artistas vestidos con trajes de invierno y sobretodo . “Quería ver cómo era el musical para después decidir si voy al teatro. Suelo ir a obras, pero no a musicales. Y a Drácula no llegué a tiempo la última vez que estuvo en cartel”, contó Amalia Galeano, de 35 años, una de las que recibió la invitación por estar en el mailing del shopping.

Fue una tarde de compras diferente . Por un rato, el mismo Abasto donde alguna vez correteó Gardel entre los puestos del mercado, se convirtió en Transilvania. Además, la parte de atrás del escenario daba a donde está armada la casa de Papa Noel. Así, el rojo y blanco luminoso contrastó con los tonos más oscuros de la puesta.

Pepito Cibrián supervisó cada detalle . “El desafió de armarlo en un shopping pasa por captar la atención. La gente lo vive como una sorpresa porque está haciendo compras y no sabe qué va a pasar.

Es muy lúdico ”, aseguró el director, que además comentó que otra de las diferencias está en la acústica, ya que en el shopping el sonido “rebota” de manera distinta que en el teatro.

Romina Santillana, una estudiante de comercio exterior de 19 años, se sorprendió junto con sus amigas Marina y Lucila. “Vinimos a cambiar regalos de Navidad y nos encontramos con esto. Estuvo increíble”, afirmaron, y aseguraron que los cuadros que más les gustaron fueron los que tuvieron a Juan Rodó (interpreta a Drácula) sobre el escenario.

Al final de cada secuencia, la gente aplaudía como si terminara una canción en un recital de rock. Y debido al poco espacio que había, algunos hasta se convirtieron en ocasionales utileros, ya que colaboraban con las vallas para dejar pasar a los actores.

“La vi cuatro veces y tengo entradas para enero”, contó Marcelo Iuffrida, un empleado de 39 años, y agregó: Acá en el shopping, se aprecia diferente. Es una manera nueva de verla”.


Este es un sitio único, y necesita un navegador más actualizado, por favor descargalo y disfrutá de KPR! Descargalo acá!